Lo que podría solucionar este problema, es la mejora en ingresos tributarios es la única alternativa viable que el Ministerio de Finanzas Públicas considera para evitar que el país caiga en una situación complicada para honrar su deuda en mediano plazo, lo que afectaría a los próximos 2 gobiernos. Así lo reconoció Erick Coyoy, viceministro de Finanzas, al afirmar que ya se tiene un nivel alto de recursos comprometidos para el pago de deuda pública, que para este año alcanzará Q80 mil 181 millones, si el Congreso mantiene la propuesta de una emisión por Q4.5 millardos de Bonos del Tesoro.

En el caso de que se aprueben los Q7 millardos sugeridos por la Comisión de Finanzas, el endeudamiento crecería hasta Q82,681 millones.

Los compromisos que el país deberá enfrentar en los próximos 10 años incluyen el pago de emisiones de bonos en mercados internacionales que se colocaron a plazos de 10 años en 2001 y 2003 por US$325 millones y US$300 millones respectivamente, las cuales vencen en 2011 y 2013.

En 2034 tendrá que honrarse una emisión de US$330 millones que se colocó en 2004, año en el que también se empezó a cambiar la estructura de la deuda, aumentando los recursos colocados en el mercado local.

Coyoy indicó que desde 2004 se han colocado cerca de Q26 millardos en deuda interna, con lo que afirma se reduce el riesgo cambiario y se obtienen plazos hasta 15 años y mejores condiciones en las tasas de interés.